Neurocirugía y Cirugía de Columna

    El dolor de espalda y de la región cervical representan dos de los problemas más frecuentes a los que se enfrenta diariamente el neurocirujano.

 

 

 

Los trastornos de la columna vertebral pueden originar episodios de dolor intenso que llega a ser muy invalidante para el paciente, o bien cronificarse, dificultando enormemente su calidad de vida.

   

Especialista en Neurocirugía y Cirugía de Columna
En ocasiones ponen en peligro la adecuada funcionalidad de las raíces nerviosas o incluso de la médula espinal. Cuando el tratamiento médico conservador se ha mostrado insuficiente, una intervención quirúrgica puede ser la solución que logre el alivio del dolor y la sintomatología. Los conceptos actuales en neurocirugía de la columna vertebral se fundamentan en el manejo de las afecciones espinales mediante procedimientos quirúrgicos menos invasivos, que permiten un correcto tratamiento de las diversas patologías con un postoperatorio mucho menos molesto para el paciente, ya que se realizan de forma percutánea o con mínimas incisiones y escasa manipulación muscular. La neuroendoscpia es una de estas técnicas que en el Hospital Quirónsalud Murcia se ha realizado de forma pionera en la Región de Murcia con unos resultados muy positivos para el paciente.

Estas técnicas nos permiten la movilización precoz en el postoperatorio y el alta hospitalaria casi de forma ambulatoria.

Columna cervical:

La columna cervical es la porción de la columna vertebral que presenta mayor movilidad. Además, desde un punto de vista biomecánico, se encuentra poco protegida. Estos factores hacen que la patología de la columna cervical sea, tras la columna lumbar, el motivo más frecuente de consulta al neurocirujano.

Desde un punto de vista mecánico, la columna cervical se compone de siete vértebras cervicales que junto con los discos intervertebrales, ligamentos y musculatura cervical, se encargan de dotar de movimiento a esta porción de la columna. Igualmente importante es la función de protección de las estructuras nerviosas, médula espinal y raíces nerviosas, que presentan estas estructuras. Las lesiones de tipo óseo o ligamentoso pueden desembocar en cuadros de afectación neurológica que motiven un tratamiento urgente de dicha patología. Algunas de las lesiones más frecuentes a este nivel son las hernias discales cervicales y la patología traumática, que ha experimentado un gran aumento en los últimos años debido, fundamentalmente, a los accidentes de tráfico.

Columna torácica:

A pesar de ser el mayor de los segmento de la columna raquídea al estar compuesto por doce vértebras, es la porción de la columna con menor incidencia de patología neuroquirúrgica. Esto se debe al hecho de que es el segmento de la columna con menor movilidad, puesto que las costillas limitan en gran parte la movilidad de la columna torácica y a la vez la dotan de una gran protección frente a traumatismos y sobrecargas, lo que explica la baja incidencia de hernias discales a este nivel. La patología tumoral que asienta a este nivel: ya sea sobre estructuras nerviosas (neurinomas, meningiomas, astrocitomas, etc.) o sobre estructuras osteoarticulares (hemangiomas, metástasis óseas, etc.) En cuanto a la patología osteoarticular, nosotros nos centramos en las hernias discales y la estenosis de canal raquídeo.

Columna lumbar:

La columna lumbar es sin duda la zona del raquis donde se acumulan mayor número de patología neuroquirúrgica. Este hecho se explica fácilmente por factores mecánicos. Es la zona sobre la que descansa mayor peso, del tronco y extremidades superiores y a diferencia de la columna dorsal presenta una gran movilidad. Los casos que tratamos en USP San Carlos son: Síndrome facetario, Hernia discal, Estenosis de canal, Espondilolistesis, Higiene de la columna y Ejercicios de rehabilitación.

Enfermedades Atendidas:

¿No sabes cuál es la solución más adecuada para tu situación?

Rellena este formulario

y nos pondremos en contacto contigo

WhatsApp chat